martes, agosto 07, 2012

Prometheus

Con la esperadísima Prometheus, Ridley Scott regresa al universo 'Alien', el clásico contemporáneo de la ciencia-ficción cinematográfica que él mismo dirigió en 1979: Alien, el 8º pasajero. Y digo esperadísima pues sólo hay que ver la expectación que se ha generado en los últimos meses con el espectacular trailer de la película que ha circulado por salas de cineredes sociales, al más puro estilo 'viral'. Los fans de Ridley Scott ya se habían apresurado a llenar los foros de todo tipo de especulaciones sobre el tema de la película y si ésta iba a estar relacionada (o no) con Alien.

¿Estaba justificada tanta expectación una vez vista la película? Sí y no. Y es que Ridley Scott es un director un tanto bipolar, capaz de lo mejor y de lo peor también. Ha firmado obras maestras como Los duelistas, Blade Runner, la propia Alien, el 8º pasajero, y peliculones como Thelma y Louise; pero también ha parido auténticos bodrios como 1492, La conquista del paraíso, La teniente O'neil, y, a pesar de su popularidad, la bastante pesadita, Gladiator.

¿Y qué ocurre con Prometheus? ¿Cae del lado de las buenas o de las malas del director británico? Calma: es de las buenas. ¿Pero tanto como sus mejores obras? Quizá no. Prometheus tiene una factura técnica y estética impecables, un diseño de producción apabullante, una puesta en escena cuidadísima, unos efectos especiales e infográficos de quedarte clavado en la butaca con la boca abierta y sin pestañear, y unos efectos sonoros y una banda sonora atronadores y epatantes. Sin embargo, amigos, falla lo más importante: el guión. Hay muchas lagunas, se nota algo de improvisación, no hay conclusiones, y sí ciertas divagaciones filosófico-religiosas que lastran el ritmo de la película. Ese discurso pretendidamente trascendental con el que el bueno de Ridley ha querido firmar adrede una obra maestra es lo que hace que Prometheus se quede a medias, es decir, en una película de ciencia-ficción muy notable, con algunos buenos hallazgos, pero algo pretenciosa. Ata cabos respecto a la saga Alien y, en cierta manera, intenta emular al clásico 'Alien, el 8º pasajero'. Sin embargo, mucho me temo que ese intento de emulación era un pelín ambicioso y eso ha acabado por pasarle factura al resultado final.

Los personajes son un tanto planos, sin mucho trasfondo. En el caso del de la belleza glacial Charlize Theron, está desaprovechadísimo; y en el del pobre Guy Pearce, roza directamente el ridículo por lo extremadamente mediocre en el apartado del maquillaje: ¿no había ningún actor 'mayor' para hacer ese papel?

Destacan, a mi parecer, dos actores del elenco: Noomi Rapace, protagonista de la historia, y Michael Fassbender, que aquí interpreta el ya clásico papel del sintético o robot que aparece en todas y cada una de las películas de la saga 'Alien'.

Notable como espectáculo de ciencia-ficción. Un poco floja y con las expectativas generadas un tanto desinfladas, como precuela del universo 'Alien'. Me quedo con que el director ha pretendido hacer una película de auto-homenaje. ¿Quién si no él podría hacerla? Veremos cómo continúa la saga (porque tiene visos de que esto va a continuar....).

2 comentarios:

Sergio a.k.a. The Question dijo...

Hola. Una vez más me ha gustado mucho tu entrada. Tus argumentos y opiniones me parecen acertados. Creo después de The Dark Knight Rises, Prometheus es uno de los films de la cartelera comercial que más expectativas había generado para este año. Concuerdo en que el guión es uno de los principales puntos de donde cojea (sin tropezar) Prometheus. En mi oponión lo que le falla es que quiere abarcar demasiadas cosas conforme avanza la trama que al final le es imposible atar todos los cabos. Aún así Prometheus es una película que vale la pena ver.

Saludos, que tengas excelente día.

Jose Luis Subtil dijo...

Muchas gracias, Sergio, por tu comentario y por tu atenta lectura al blog. Totalmente de acuerdo contigo en lo de que quiere abarcar demasiadas cosas y es que 'quien mucho abarca, poco aprieta'. Y sí, coincido contigo en que merece la pena verla en el cine porque como espectáculo es todo un alucine.
Saludos y hasta la próxima!