lunes, diciembre 31, 2012

Feliz 2013!!


Que el nuevo año 2013 os traiga salud, felicidad, trabajo, dinero, sabiduría, (mucha) inspiración y sobre todo toneladas de AMOR!!!

FELIZ 2013!!

domingo, diciembre 30, 2012

Los miserables

Adaptación cinematográfica del musical Los miserables (que a su vez, se basaba en la famosa novela del escritor francés Victor Hugo), obra estrenada en el Queen's Theatre de Londres en 1985 y que sigue representándose desde entonces, ininterrumpidamente, siendo uno de los musicales más longevos del West End londinense. Para esta producción han contado con los actores Hugh Jackman, como Jean Valjean, Russell Crowe, como Javert, Anne Hathaway, como Fantine, Amanda Seyfried, como Cosette, y Eddie Redmayne, interpretando el papel de Marius. En papeles secundarios encontramos a Sacha Baron Cohen (sorprendente elección de casting...), Helena Bonham Carter y Samantha Barks.

Destacan las actuaciones de Hugh Jackman, ya casi un especialista en la representación de musicales en Broadway, y la siempre sólida Anne Hathaway, quien protagoniza uno de los momentos más emocionantes del film, la famosa pieza 'I Dreamed a Dream'. También hay que resaltar la belleza y dotes para el canto de Amanda Seyfried (no olvidar su papel en 'Mamma Mia') y el sorprendente Eddie Redmayne, popular por su intervención en la serie de TV, Los pilares de la tierra.

Dirigida por Tom Hooper -realizador de El discurso del rey-, en ocasiones resulta brillante, en otras espectacular, en otras un poco aburrida... Parece una ópera rodada donde tienes grandes 'highlights' y otros momentos en que es difícil no recostarse en la butaca para echarte un sueñecito. Pues eso, como en la ópera.

Recomendable si viste el musical y te gustó, aunque puede que te decepcione un poco. Aún así, es una de las super-producciones del año, de eso no hay duda.

Woody Allen: El documental

El genio de la ciudad de los rascacielos, el autor de obras maestras como Annie Hall, Delitos y faltas, Hannah y sus hermanas, Días de radio, La rosa púrpura de El Cairo, Match Point, Manhattan... Tantas y tantas películas en los últimos 40 años, prácticamente a una producción por año! Qué se puede decir de Woody Allen que no se haya dicho ya. Pues mira por donde, en este documental se descubren nuevas facetas, nuevos secretos del gran cineasta neoyorquino. Como, por ejemplo, el descubrimiento de su manera de trabajar los guiones, todos ellos escritos en una vieja máquina de escribir alemana que compró siendo un adolescente y que le afirmaron en la tienda que duraría más que él... O esas notas escritas en blocs de hotel, recortadas y grapadas (su corta-pega analógico particular) artesanalmente, entrañablemente: quién necesita un procesador de textos! Lo dicho: un genio.

Con intervenciones y entrevistas a sus colaboradores, actores y amigos, todos ellos pertenecientes a su particular universo: Diane Keaton, los productores de todas sus películas: Jack Rollins y Charles H. Joffe, John Cusack, Dick Cavett, Penélope Cruz, Mariel Hemingway, Scarlett Johansson, Marshall Brickman....

No os perdáis este documental si sois fans de Woody. Y si no lo sois, tampoco os lo perdáis. Alguien que ha dejado para la posteridad probablemente los chistes más inteligentes, las reflexiones más agudas sobre el amor, la religión, el sexo, el sentido de la existencia humana y, además, de una manera tan graciosa!, merece que le deis una oportunidad. No os arrepentiréis.

Imprescindible.

sábado, noviembre 10, 2012

Skyfall

El Bond de Daniel Craig se hace más oscuro, más perturbador y quizá algo menos maniqueo. Aquí la línea entre 'buenos y malos' ya no es tan clara, aunque nosotros sepamos quién es el bueno o así lo queramos creer para poder posicionarnos del lado del arquetipo que nos haga sentirnos más cómodos... En ese sentido el personaje de Silva, en la sorprendente interpretación de Javier Bardem, es memorable: uno de los -nuevamente- 'malos' más interesantes y retorcidos de la saga 007.

La dirección de Sam Mendes (American Beauty, Camino a la perdiciónRevolutionary Road) le da a la peli, aparte de ese aspecto oscuro y fúnebre-onírico (impactantes títulos de crédito iniciales), un toque friqui (un ejemplo es esa hilarante conversación con el recuperado personaje de Q) con simpáticos guiños al espectador veterano: es una delicia la aparición del clásico e icónico Aston Martin DB5 que presentara Sean Connery a principios de los 60 y que ya condujo Daniel Craig en Casino Royale, en otro guiño para los acérrimos de la franquicia. Respeto por los viejos oldies but goldies.

Y todo ello, la complejidad de la trama, el debate sobre la necesidad o no de los servicios de inteligencia en el mundo actual, las sombras (como en esa espectacular lucha en un rascacielos de Shanghai, presentada como un mortal juego de sombras chinescas... Chinescas: cómo no! Aparte de que, prácticamente todo el tramo final de la película transcurra entre tinieblas: todo un reto para el director de fotografía, supongo), sin perder ni un gramo de espectacularidad en la acción, como demuestra la ya tradicional -e impactante- secuencia de inicio, en la que esta vez los guionistas nos llevan nada más y nada menos que a las concurridas calles de Estambul, y cuyo desenlace marcará el devenir físico y psicológico de James Bond durante el resto de la película. Curioso, porque casi por primera vez en 50 años, se nos presenta a un 007 'no' apto para el servicio.

Por último, destacar esa interesante subtrama del juego de relaciones quasi materno-filiales entre el triángulo protagonista -Craig, Bardem, Dench-, como una revisitación del complejo de Edipo. Quizá sea ése el elemento que le da ese aire perturbador a la peli y que yo mencionaba al comienzo de esta entrada. Eso y el giro de la trama que nos lleva directamente a los orígenes de 007.

Las chicas Bond en esta ocasión pasan prácticamente a un segundo plano, aunque se recupera felizmente el personaje de Monneypenny. Destaca el escuetísimo, aunque bien interpretado, papel de Berenice Marlohe y las apariciones estelares de Ralph Fiennes y el veterano Albert Finney. Quizá para este último papel, sin desmerecer al bueno de Albert, hubiera estado bien haber contado con Sean Connery, ¿vosotros qué opináis?

Muy recomendable.

domingo, octubre 21, 2012

Looper


Un guión original, aunque a mitad de la película desfallezca un poco. La tecnología del futuro (años 70 del siglo XXI) proporciona la posibilidad de viajar en el tiempo. Esto es aprovechado por organizaciones criminales para limpiar sus desaguisados, con la ayuda de los loopers, asesinos a sueldo encargados de aniquilar a los pobres desgraciados que son enviados hasta el año 2044 desde el futuro, donde, según parece, es imposible deshacerse de un cadáver. Pero ¿qué ocurre si a quien envían es a ti mismo, pero 30 años más mayor, con toda una vida a tus espaldas? Resultado: una serie de curiosas paradojas temporales que harán disfrutar a los iniciados en la temática 'Viajes en el Tiempo' y la llamada 'Paradoja del Abuelo'. La puesta en escena es original, evitando mostrarnos un futuro demasiado tecnificado, más cercano a la realidad. Increíble la caracterización de Joseph Gordon-Levitt como Bruce Willis joven. Este último se mantiene en forma a pesar de sus cincuenta y muchos. Emily Blunt demuestra su habilidad para dar fuerza a sus papeles....  Y también para manejar un hacha.
 
Sobre todo al principio, hay todo un homenaje al cine negro clásico, aunque está más cerca del genero Cyberpunk. ¿Posible película de culto? Eso se verá en el futuro?! Curiosa de ver.

martes, octubre 16, 2012

Cuarenta


Cuarenta años. La mitad de una vida, dicen. La edad en que supuestamente tu carácter, tus gustos, tus fobias, tus creencias y costumbres ya deberían estar conformados. La edad en que uno ha de aparentar SER, aunque la mayor parte del tiempo a duras penas logres parecerte a aquello que soñaste algún día, cuando tenías veinte años y la vida era una aventura, la amistad el viento en las velas y los desengaños un cuento de viejos.

Por ser, yo he sido muchas cosas. He sido un niño como tantos, jugando en el parque o en el patio del colegio: canicas y chapas, fútbol, baloncesto, carreras, escondite y Monopoly, merienda, caramelos sugus y donut de azúcar; he sido un colegial también como tantos, con mi cartera colgada a la espalda, llena de libros que desentrañar y estuches reventones de pinturas, lapices, bolis y gomas de borrar; he sido un joven triste y soñador, un buen chico, un irresponsable, un aspirante a todo y a nada, un romántico, un recolector de musarañas, un deportista de esguince fácil, un librepensador con ideas progres, un contemplador de paredes desconchadas, un pertinaz rebobinador de cintas de 90, un aficionado a la penumbra, un ávido lector buscando su libro de cabecera, un fóbico de las multitudes y los actos sociales, un ave nocturna en busca de su alma gemela; he sido estudiante, ordenanza, mozo, militar, oficinista, informático, profesor, músico...; he sido amigo y (pocas veces) enemigo, ángel y demonio, un santo varón y un irreverente jovenzuelo.

Ha habido un tiempo para sentirse (y sentarse) en la cima y otro para caer noqueado en la lona; un tiempo para reír y otro para llorar; un tiempo para sentir y otro para anochecerse anestesiado; hubo un tiempo para dejarse llevar por la corriente y otro para ir a la contra; un tiempo para ser canto de río y otro para ser gema preciosa; un tiempo para bailar y otro para escuchar y tocar buena música con los amigos, en cocinas, bancos del parque, escenarios, para mucha o poca gente, con el fin de alegrarse o deprimirse hasta los despojos del alma.

Hubo un tiempo para trabajar y otro para vivir de las rentas; tuve dinero y dejé de tenerlo; tuve amigos y dejé de tenerlos, aunque siempre permanecieron los buenos, los mejores, los auténticos; hubo un tiempo para estar enamorado y comportarse como tal; hubo también otro tiempo para la amargura y el desamor y la soledad; hubo un tiempo, quizá el mejor, para ser pareja y compañero y amante y amigo y todo lo demás; hubo un tiempo para sentirse fuera de juego y otro para sentirse perfectamente integrado; hubo un tiempo en que todo tenía sentido y otro en que nada parecía encajar; hubo un tiempo para romper con el mundo y otro para volver a empezar de cero.

Y es que, amigos, cuarenta años dan para mucho. Y no sólo hablo de lo que hice, sino de lo que dejé de hacer. Probablemente pude ser mejor, hacer más, con más cabeza, con más sentido. Casi seguro que pude haber sido mejor hijo, mejor hermano, mejor amigo, mejor novio, mejor estudiante, mejor empleado, mejor compañero, mejor ciudadano, mejor persona. Pude haber aprovechado mucho más las oportunidades que se me brindaron. De todo eso estoy seguro. Supongo que siempre me quedará el resquemor de no haber sido más de lo que fui, ese aguijoneo constante del alma, ese pesar que, ahora sé, me acompañará hasta el final de mis días: la tristeza por los trenes perdidos.

Sólo el tiempo dirá lo que nos deparará el futuro. Sin embargo, por el momento, me atreveré a gritar aquello de: ‘Que nos quiten lo bailao!’ Y que la fiesta prosiga. Yo sigo aquí para lo que gustéis!
Ea!, a por otros cuarenta.




 

El fraude

La hipocresía, el poder, las grietas del sistema financiero, el encubrimiento, la integridad personal frente a las presiones del exterior, la ocultación de los trapos sucios para vender una falsa imagen de éxito familiar y profesional... Estupendamente narrada, esta entretenidísima película cuenta con una más que estimable actuación de Richard Gere -63 años, cualquiera lo diría...-, además de la siempre sobresaliente Susan Sarandon, y ese personaje, un remedo de teniente Colombo, que se saca de la manga el algo desganado Tim Roth. Entre los secundarios destaca la bella Laetitia Casta. Notable mezcla de géneros, intriga criminal y financiera, El fraude podría ser La hoguera de las vanidades del siglo XXI. Si hasta está ambientada en Nueva York! Muy, pero que muy recomendable.

lunes, septiembre 24, 2012

The Swell Season (documental)


En 2011, cuatro años después del inesperado éxito mundial de Once, el dúo formado por Marketa Irglova y Glen Hansard, The Swell Season, se encuentra de gira internacional presentando los temas de su nuevo disco, Strict Joy. Alguien tiene la brillante idea de filmar el tour y de paso, las reflexiones de sus protagonistas sobre la música, el éxito, el amor, las relaciones de pareja, la familia... Y sobre todo qué hacer con el resto de tu vida cuando todo aquello que habías soñado de repente se hace realidad, como le ocurre al amigo Hansard, tal y como le espeta, un poco a mala uva, una fan tras un concierto.

He leído en alguna parte que este precioso, emotivo, a veces desasosegante, documental se puede considerar como la cara B de Once. No sé si es una manera un poco facilona de definir este trabajo. Aquello era ficción, más o menos, y este The Swell Season es la vida misma, pura y dura: desde la fobia que siente Marketa Irglova a que los fans quieran hacerse fotos con ella como si fuera una celebrity, algo que detesta, hasta la presentación de la curiosa familia de Glen Hansard, con esa madre medio filósofa y un padre ex-boxeador y alcohólico empedernido. En Once había romanticismo a raudales y aquí los gestos románticos se muestran bastante más prosaicos, más teñidos de cruda realidad, el día a día en la vida de una pareja de músicos que intentan explorar su relación, al mismo tiempo que tratan de entender y asimilar el monumental lío en que se han convertido sus vidas. Y es que, por lo que parece, el éxito brutal puede ser un arma de doble filo: si no eres capaz de gestionarlo como es debido puede convertirte en un auténtico gilipollas.

Por supuesto, la banda sonora es excepcional, casi toda extractos de las actuaciones del dúo, en su gira por teatros y salas de medio mundo. Una gozada la pasión en la desgarradora voz de Hansard y la sensible fragilidad en las composiciones e interpretaciones de Irglova.

Si te gustó Once, si eres fan de The Swell Season, o si simplemente te gusta la buena música y tienes curiosidad por conocer las preocupaciones y cavilaciones de los artistas que se topan de bruces con el éxito masivo, no debes perderte este trabajo. Ideal para soñadores de quimeras (con perdón de la Casa Real) que pueden hacerse realidad.

martes, septiembre 11, 2012

Irlanda, día 11

Y llegó el final, lo que suele ocurrir con cualquier historia por muy buena que sea ésta, como ha sido en nuestro caso y este viaje que nos hemos regalado a nosotros mismos. Hoy hemos hecho un poco de turismo por Dublín, ciudad que ya conocíamos de otra ocasión. Paseos y últimas compras por O'Connell St. y por Grafton, la calle comercial por excelencia de la ciudad, muy divertida por las actuaciones de los músicos callejeros, en algunos casos muy talentosos. Aquí empezó mi 'cousin' Glen Hansard, el líder de los Frames e integrante de The Swell Season, junto a Marketa Irglova -la pareja protagonista de 'Once'-.

Nos hemos gastado una fortuna en discos y libros, pero hay que aprovechar la ocasión. Me hubiera llevado una veintena de Cds y libros de música que he visto aquí  y que no venden en España, pero no se puede tener todo: la próxima vez será.







Un chocolate en Bewley's, en Grafton St., muy cerca de la famosa estatua de Molly Malone, quizá la tendera más fotografiada de Dublín, y una vuelta por los alrededores de la National Gallery, que ya visitamos la otra vez. Hemos aprovechado para ver de nuevo a nuestro amigo Oscar, que sigue igual que siempre, con su sonrisa picarona.

Y como no, la pinta de Guinness para despedirnos de Irlanda como es debido. 

La catedral de San Patricio, tan hermosa y espectacular, como la última vez que la vimos.

Molidos, cansados y felices, acabamos nuestro periplo irlandés. Este es, sin duda, un gran país, de gentes amables, acogedoras y, sobre todo, bondadosas. De su belleza cultural y natural ya he hablado suficientemente aquí. De verdad, increíble.



Ahora nos queda el otro viaje, el interior. Pero ese viaje ha de hacerse poco a poco, sin equipaje ni horarios, reposando las vivencias y todo lo visto, oído y saboreado. Quizá algún día rebrote todo ello en forma de canción. Ojalá...

See you, Irish friends, cheers!




lunes, septiembre 10, 2012

Irlanda, día 10

Más relajados que ayer, nos hemos levantado con la idea de disfrutar de la Giant's Causeway, es decir, la Calzada de los Gigantes, en esta escapada a Irlanda del Norte. Durante el desayuno en nuestro B&B, hemos conocido a una pareja de británicos encantadores que hablaban portugués a la perfección por haber vivido en Brasil durante 40 años: lo bueno de viajar de esta manera es que conoces mucha gente de todo tipo, lo cual es enriquecedor, qué duda cabe.

Y puestos en ruta, one more time. En el centro de visitantes hemos podido comprobar cómo cambia la cosa cuando son los británicos los que gestionan un monumento, aunque sea de carácter natural, como es la Calzada de los Gigantes. Todo perfectamente dispuesto para que compres y consumas a más no poder. Una vez superados los torniquetes de acceso, pago mediante de 8 libras, hemos encaminado nuestros sufridos pies a esa maravilla.

Las columnas de origen basáltico, con formas poligonales, causan estupor, os lo aseguro. Por cierto, os recomiendo que si queréis caminar sobre ellas no lo hagáis en un día lluvioso porque  las puñeteras resbalan que da gusto.... Yo casi me mato hoy intentando emular al gigante Finn, el de la leyenda que da nombre a este capricho de la naturaleza.

Hay varias formaciones curiosas. A mí, particularmente, la que más me ha gustado es la que llaman 'The Giant's Pipe', unos 'tubos' de 12 m. de largo que se asemejan a los de un órgano de iglesia.



Hay varios itinerarios, aunque nosotros hemos elegido el más sencillo: tras 10 días de no parar, era el que más agradecían nuestras articulaciones. Hemos hecho pic-nic en el centro de visitantes y luego rumbo a Dublín, para pasar los dos últimos días de nuestro periplo irlandés en la capital del país. Lo malo es que un inoportuno dolor de cabeza de los míos nos ha impedido disfrutar de la tarde en la ciudad, así que nos hemos quedado en nuestro B&B dublinés -Flyover- descansando y recuperando fuerzas. Mañana excursión por la ciudad. No os la perdáis!

domingo, septiembre 09, 2012

Irlanda, día 9

Decía ayer que el día de hoy iba a ser duro. Pues efectivamente, lo ha sido. Salimos pronto de Navan, del B&B Meadow View -muy normalito,  a pesar de que en Tripadvisor lo ponían por las nubes-, camino a Newgrange, en el complejo arqueológico de Brú na Bóine. Al llegar allí, oh, sorpresa!: resulta que las entradas hay que comprarlas en el centro de visitantes, a 17 Km. del monumento!  Rápidamente, emprendimos camino hacia allá y pudimos comprar tickets y unirnos a uno de los grupos de visitantes. Te llevan cómodamente desde el centro de visitantes en unos autobuses tipo 'satélite', todo muy bien organizadito, como debe de ser. Pero claro, nosotros no teníamos ni idea....

La primera visita es al monumento de Knowth, no tan conocido como Newgrange, pero tan importante o más que éste. Es un impresionante conjunto de túmulos funerarios construidos con piedras que luego fueron bellamente talladas, con motivos y símbolos de los cuales se desconoce el significado.

A continuación, te trasladan al increíble túmulo de Newgrange, una construcción funeraria datada hace 5000 años. Lo que realmente impresiona de este monumento, aparte de que se construyera con pesadas rocas trasladadas desde lugares alejados muchos kilómetros del lugar del túmulo, es que éste se encuentra perfectamente alineado con la posición de los primeros rayos del sol, en el solsticio de invierno. Una virguería de ingeniería megalítica que impresiona aún más cuando visitas el interior del monumento y te muestran el efecto, recreado de forma artificial, pero que, no por ello, deja de ser menos impresionante.


De verdad que este monumento me ha dejado 'tocado': recomendable al 100% si vais a Irlanda y os encontráis por Dublín o alrededores: haced una visita a Newgrange porque no os decepcionará.

Cansados, pero con las pupilas aún dilatadas por el efecto 'Newgrange', hemos emprendido viaje a Irlanda del Norte, concretamente hasta Coleraine, donde dormiremos hoy, en un estupendo B&B -Brown's Country House-. El paisaje cambia dramáticamente cuando abandonas la República de Irlanda, sobre todo cuando te adentras en la industrial Belfast, lo que no quiere decir que no merezca una visita próximamente. Nuestro destino mañana: la Calzada de los Gigantes!

sábado, septiembre 08, 2012

Irlanda, día 8

Día de volante con el fin de llevar a cabo nuestro plan. Hemos atravesado el país de oeste a este para llegar a Navan, cerca de Newgrange, lugar que visitaremos mañana. A mitad de viaje hemos hecho una parada en Clonmacnoise, un asentamiento monástico paleocristiano del siglo VI, magníficamente conservado.

Por la tarde, ya instalados en el B&B, toca cervecita en el pub. Y a retirarse prontito, que mañana será un día duro!

Irlanda, día 7

Connemara, Connemara.... Sólo el nombre evoca todo un universo de cuento. Y es que esta región del país es especialmente bella y cautivadora, romántica y melancólica, con sus lagos y sus paisajes brumosos.
Hoy el día no nos acompañó mucho. La niebla y la orvalleira irlandesa lo cubrían todo cuando salimos de nuestro B&B (Hazel Grove, en Cong: magnífico, super-tranquilo). Pero esto no impedía que los lagos de Connemara mostraran todo su encanto. Muy al contrario, parecía que el paisaje se había despertado cubierto de un manto de melancolía.


Después de admirar unos cuantos lagos y de echar unas 3500 fotografías a cada uno de ellos, nos encaminamos al famoso Sky Road, recorrido costero cercano a la localidad de Clifden. Una lástima que la niebla no nos permitiera admirar su (suponemos) belleza. Por las fotos que hay colgadas en Internet, debe ser bastante espectacular.

Proseguimos nuestro camino, esta vez en dirección hacia la abadía de Kylemore, un palacio construido junto a un lago en el siglo XIX, y que es uno de los monumentos más visitados y fotografiados de Irlanda. Si veis la imagen entenderéis por qué.

La hizo construir el parlamentario inglés Mitchell Henry, quien vivió en ella junto a su familia y cuya existencia sin preocupaciones (se entiende, por el lugar donde residían...) se vio truncada por la muerte prematura por disentería de su esposa Margaret, tras unas vacaciones en Egipto. El hombre hizo construir en la propiedad una réplica de una catedral gótica en miniatura, en honor a su mujer. Junto a la construcción hay un mausoleo donde se encuentran enterrados los dos, junto a otros miembros de la familia. En el recinto, merece la pena visitar también los jardines y la casa del jardinero, cuya atmósfera de la época está magníficamente reconstruida.

De vuelta hemos pasado por Westport, aunque estábamos tan cansados que apenas hemos podido ver nada. Ya con el sol cayendo, hemos regresado a Cong, donde hemos cenado estupendamente en uno de los pubs del pueblo. Lástima que hoy no tocaba ningún grupo.

Para mañana, y los restantes días que nos quedan aquí, tenemos programado un ambicioso plan. Esperemos que todo salga a pedir de boca. Os lo seguiré contando aquí.

viernes, septiembre 07, 2012

Irlanda, día 6

Los días van pasando y, sin darnos cuenta, va a hacer una semana que estamos en Irlanda. Hoy amanecimos en Galway, en el B&B Lawndale House: sencillo y con un trato agradable por parte de la señora que lo regentaba. Estos pequeños hoteles familiares siempre son curiosos de visitar, ofrecen un trato personalizado y, sobre todo, mucho más humano que el dispensado por los hoteles convencionales. Con la amabilidad y hospitalidad de los irlandeses, la experiencia se convierte en todo un placer.

Hoy teníamos planeado ir a las Aran Islands, unas islas que aún conservan el modo de vida de los irlandeses de antaño. Es uno de esos lugares que hay que visitar alguna vez en la vida: sin mucha extensión de terreno, las tres islas que conforman el pequeño archipiélago son una prolongación del 'Burren', sin apenas árboles, de terreno kárstico, se accede a la isla principal, Inishmore, con unos ferrys que zarpan desde la población de Ros-a-Mhil, cercana a Galway.

Esta isla posee todas las comodidades de la vida moderna, aunque sin perder ese aire marinero, romántico y melancólico, que viene dado por el terreno y los fuertes vientos que peinan las rocas de surcos. Se puede visitar en minibus, bicicleta (alquiler), coches de caballos o a pie. Lo más destacado de Inishmore es una sorprendente fortaleza de piedra, conocida como Dun Aengus, construida hacia el 1100 aC, al borde de un acantilado y con un muro de piedra alrededor que, entiendo, la haría especialmente inexpugnable. Asomarse al acantilado, os puedo garantizar, daba pavor.... 

Otra de las curiosidades de la isla es que alberga entre su fauna, una pequeña población de focas.



Después de recorrer el resto de la isla, y de hacer un parón para el pic-nic de rigor, hemos cogido el ferry de vuelta. La excursión nos ha dejado particularmente agotados, por lo que hemos decidido reservar el B&B de esta noche y encaminarnos a él directamente, un poco para descansar de tanto tute (llevamos 6 días sin parar...) y un poco también para planificar la 2ª parte de nuestro viaje por Irlanda.

Hoy dormimos en Cong, un pueblo agradabilísimo donde, dato curioso, se rodó la famosa película de John Ford, El hombre tranquilo.

Mañana recorreremos la zona de los lagos de Connemara. De hecho, de camino hacia aquí ya nos hemos ido familiarizando con lo que nos espera: una auténtica maravilla de cuento.



miércoles, septiembre 05, 2012

Irlanda, día 5


Hoy ha sido un día de echar kilómetros al volante, pero ha merecido la pena. Después de pasar nuestra segunda noche en Killarney, en el B&B, Robeen House, hemos partido hacia Talbert. Allí hemos cogido el ferry que lleva a la península del condado de Kerry, a través del río Shannon. Hemos aprovechado la espera hasta embarcar con el coche para hacer un breve pic-nic y a duras penas hemos podido llegar a los postres: el barco nos ha sorprendido y hemos tenido que salir corriendo hacia el coche. La travesía es corta, aunque muy agradable.

El objetivo de hoy era ambicioso: ver los acantilados de Kilkee, The Diamond Rocks, los acantilados de Moher y la región conocida como 'The Burren'. 

Los acantilados de Kilkee no son tan populares como los de Moher, pero no tienen nada que envidiar a estos. Además reciben muchos menos visitantes, lo cual es de agradecer. Estas rocas son de una belleza sobrecogedora.

Un par de horas después partíamos hacia cliffs of Moher, con un tiempo espléndido, lo que nos venía a la perfección para contemplar los acantilados en todo su esplendor. 







Con el sol agonizando, hemos puesto rumbo hacia la región de The Burren, el esplendoroso mar de roca y paisaje kárstico. Aquí se pueden admirar restos de asentamientos y dólmenes.

Un día agotador, pero que ha merecido la pena. Mañana Islas de Arán. Hoy dormimos en Galway.







Irlanda, día 4

Finalmente nos hemos decidido hoy por ir a 'The Ring of Kerry', una comarca al suroeste de Irlanda, en una de las penínsulas más impresionantes del país. La riqueza natural y los paisajes son para quedarse boquiabiertos. Destacaría de todo lo que hemos visto hoy, la población de Waterville, un pueblo costero de veraneo, con una playa preciosa, excelentememe preservada de la rapiña especuladora que en España, desgraciadamente, tan bien conocemos.

Pero lo que más merece la pena de esta comarca es sin duda la isla de Valentia. Una vez dejado atrás Cahersiveen, se puede embarcar con el coche en un pequeño ferry en la población de Portmagee. La travesía hacia la isla no dura ni 10 minutos, pero merece la pena. Posteriormente, el viaje dentro de la isla es pura magia con los paisajes marítimos, playas y acantilados.

A la vuelta hemos aprovechado la tarde en un paseo en coche de caballo por el Parque Nacional de Killarney. No hay nada más 'turístico' por aquí, pero la experiencia es agradable y ofrece la posibilidad de conocer más detalles del parque a través del cochero, lo que no puede igualar ninguna guía de viaje.


martes, septiembre 04, 2012

Irlanda, día 3

Nuestro periplo por tierras irlandesas parte hoy de Kinsale, donde nos hemos alojado en Woodlands House, acogedor y tranquilo B&B. Luego visita relámpago al monumento megalítico de Drombeg Stone Circle, el 'Stone Henge' irlandés.

A continuación, pequeña parada en la encantadora localidad de Clonakilty, donde hemos tomado un refresco (aún es pronto para una Guinness...) y hemos hecho algunas compras. Aquí nació el célebre líder independentista, Michael Collins.







Un pic-nic rápido al amor de la 'Irish pouring rain' y emprendemos camino hacia Bantry, espléndida y señorial. Visitamos la famosa Bantry House, aunque sólo nos quedamos en los jardines, pues tenemos prisa por llegar a Killarney, donde nos alojaremos esta noche. Por el camino hacemos varias paradas en el maravilloso Killarney National Park.

Por la noche, han caído varias Guinness por los numerosos pubs del pueblo; la música y el jolgorio lo invaden todo. Esta gente sabe pasárselo bien, no hay duda.

Y mañana? Quién sabe.... Quizá 'The Ring of Kerry', quizá paseo a caballo o en bici por el parque de Killarney.... Aquí os lo contaré.

lunes, septiembre 03, 2012

Irlanda, día 2


Segundo día en Irlanda y nada mejor que empezarlo en Newlands Lodge! El mejor B&B, sin duda. Todos los detalles son de una exquisitez tal y la hospitalidad de los dueños es tan especial que te sientes mejor que en casa. Totalmente recomendable.


Hoy nos apetecía ver castillos y hemos visto el de Kilkenny, absolutamente espectacular, y el de Cashel -The Rock-, este apabullante.

El enclave y la grandeza de esos muros sobrecogen






Hoy dormimos en Kinsale, muy cerca de Cork. Hemos visto una actuación en directo, pero no era lo que buscábamos. Estoy deseando ver a un grupo de música tradicional irlandesa. A ver si hay más suerte más adelante, en nuestro camino un tanto improvisado.

domingo, septiembre 02, 2012

Irlanda, día 1

Llegamos a Irlanda ayer por la tarde, tras un vuelo que se nos hizo un poco pesado, la verdad (y eso que volábamos con Iberia, aunque en su filial 'Express'). En el aeropuerto de Dublín, recogimos nuestro coche de alquiler y emprendimos camino hacia el condado de Wicklow. Alojamiento en Coolakay House, un B&B estupendo y tranquilo, en un entorno envidiable. El desayuno también lo es. Sin duda.

Por la mañana paseo por los majestuosos jardines de Powerscourt. Una preciosidad. Pequeño pic-nic y luego hacia Glendalough, uno de los lugares más hermosos de Irlanda. Es una delicia contemplar las ruinas donde pasó sus castos días San Kevin, el santo local. Los paisajes y los lagos acarician nuestros castigados y urbanitas sentidos.

Camino hacia Kilkenny, y aquí cena en uno de los muchos pubs que tiene la ciudad. Vemos que tiene una marcha increíble.

Hacemos noche en Newlands Lodge, uno de los mejores y más hospitalarios B&B de la zona.
Estamos molidos, pero muy contentos. We love this country!

lunes, agosto 20, 2012

Dos pelis del curso pasado: Shame y One Day


Dos películas del curso pasado que se me habían escapado. Afortunadamente, tenemos el DVD y la tele por cable para remediarlo! La primera es 'Shame', con Michael Fassbender y Carey Mulligan de protagonistas. Un film casi documental que nos muestra la desordenada (y peligrosa) vida privada de un ejecutivo de la Gran Manzana. Y lo hace, la muestra y exposición, de un modo carente totalmente de enjuiciamientos morales, lo que no obsta para que sintamos una profunda lástima por el personaje encarnado por Fassbender, fabuloso en su interpretación. La aparentemente frágil y vulnerable Carey Mulligan, interpretando a la hermana del protagonista, nos deja aquí otro de sus magníficos trabajos. Se puede decir que esta temporada Mulligan ha elegido perfectamente sus papeles, al aparecer también como protagonista en la otra gran cinta con aire 'indie' del año: 'Drive'. Dirigida por Steve McQueen: excepcional, repulsivaatractiva, a partes iguales. Muy recomendable, aunque si eres un alma sensible esta peli te dolerá en el alma. Créeme.

'One Day' es un ejercicio de estilo, comercial, aunque original y con mucha calidad. Basada en la novela de David Nicholls, quien también firma el guión, y dirigida por Lone Scherfig. Su originalidad reside en que nos cuenta la historia de amor de una pareja, pero mostrándonos tan solo un día de cada año de los 20 que pasan juntos -concretamente el 15 de julio-, desde 1988 hasta 2008. Destacan las actuaciones de los protagonistas: la siempre interesante y atractiva Anne Hathaway y el guapo y con cierto aire de James Dean 'British', el actor británico Jim Sturgess. Los diseños, vestuario, maquillaje y peluquería, además de algunas de las músicas, películas y artilugios de moda de cada año, se nos muestran como fondo perfecto para este drama romántico que fue una de las grandes sorpresas del pasado curso. Aviso: No es la típica película tonto-romántica. Aquí se plasma con bastante acierto lo que es la vida y lo que significa madurar: crecer, traicionar los sueños propios (y quizá los de tu pareja), fracasar, tropezar, acertar... Es una lástima que esta peli no tuviera mucho más éxito en nuestro país. Muy recomendable.

martes, agosto 07, 2012

Prometheus

Con la esperadísima Prometheus, Ridley Scott regresa al universo 'Alien', el clásico contemporáneo de la ciencia-ficción cinematográfica que él mismo dirigió en 1979: Alien, el 8º pasajero. Y digo esperadísima pues sólo hay que ver la expectación que se ha generado en los últimos meses con el espectacular trailer de la película que ha circulado por salas de cineredes sociales, al más puro estilo 'viral'. Los fans de Ridley Scott ya se habían apresurado a llenar los foros de todo tipo de especulaciones sobre el tema de la película y si ésta iba a estar relacionada (o no) con Alien.

¿Estaba justificada tanta expectación una vez vista la película? Sí y no. Y es que Ridley Scott es un director un tanto bipolar, capaz de lo mejor y de lo peor también. Ha firmado obras maestras como Los duelistas, Blade Runner, la propia Alien, el 8º pasajero, y peliculones como Thelma y Louise; pero también ha parido auténticos bodrios como 1492, La conquista del paraíso, La teniente O'neil, y, a pesar de su popularidad, la bastante pesadita, Gladiator.

¿Y qué ocurre con Prometheus? ¿Cae del lado de las buenas o de las malas del director británico? Calma: es de las buenas. ¿Pero tanto como sus mejores obras? Quizá no. Prometheus tiene una factura técnica y estética impecables, un diseño de producción apabullante, una puesta en escena cuidadísima, unos efectos especiales e infográficos de quedarte clavado en la butaca con la boca abierta y sin pestañear, y unos efectos sonoros y una banda sonora atronadores y epatantes. Sin embargo, amigos, falla lo más importante: el guión. Hay muchas lagunas, se nota algo de improvisación, no hay conclusiones, y sí ciertas divagaciones filosófico-religiosas que lastran el ritmo de la película. Ese discurso pretendidamente trascendental con el que el bueno de Ridley ha querido firmar adrede una obra maestra es lo que hace que Prometheus se quede a medias, es decir, en una película de ciencia-ficción muy notable, con algunos buenos hallazgos, pero algo pretenciosa. Ata cabos respecto a la saga Alien y, en cierta manera, intenta emular al clásico 'Alien, el 8º pasajero'. Sin embargo, mucho me temo que ese intento de emulación era un pelín ambicioso y eso ha acabado por pasarle factura al resultado final.

Los personajes son un tanto planos, sin mucho trasfondo. En el caso del de la belleza glacial Charlize Theron, está desaprovechadísimo; y en el del pobre Guy Pearce, roza directamente el ridículo por lo extremadamente mediocre en el apartado del maquillaje: ¿no había ningún actor 'mayor' para hacer ese papel?

Destacan, a mi parecer, dos actores del elenco: Noomi Rapace, protagonista de la historia, y Michael Fassbender, que aquí interpreta el ya clásico papel del sintético o robot que aparece en todas y cada una de las películas de la saga 'Alien'.

Notable como espectáculo de ciencia-ficción. Un poco floja y con las expectativas generadas un tanto desinfladas, como precuela del universo 'Alien'. Me quedo con que el director ha pretendido hacer una película de auto-homenaje. ¿Quién si no él podría hacerla? Veremos cómo continúa la saga (porque tiene visos de que esto va a continuar....).

sábado, julio 21, 2012

Batman - The Dark Knight Rises

Me estoy dando cuenta del riesgo que corro en convertir este blog en una bitácora temática sobre películas de superhéroes.... Y es que hoy toca comentar la última de Batman: The Dark Knight Rises.

Christopher Nolan, ese señor que debe soñar cada noche con intrincados mundos personales creados -y destruidos- de la nada, ciudades europeas puestas del revés -literalmente-, y cientos de datos tatuados en la piel para recordar viejas rencillas a desmemoriados, ha escrito a cuatro manos, con su hermano Johathan, el esperado final de su trilogía sobre Batman, el superhéroe de DC Comics, que el propio Nolan reinició magistralmente hace 7 años dirigiendo 'Batman Begins'. La segunda parte, 'The Dark Knight', también dirigida por Nolan, dejó el listón muy alto superando en complejidad a la primera y aportando un nivel de dramatismo y profundidad pocas veces vistos en una película de acción.

Ahora se estrena 'The Dark Knight Rises', ambientada 8 años después de los acontecimientos narrados en la 2ª entrega. El resultado final es apabullante. Probablemente esta sea una de las películas 'comerciales' más complejas, épicas y megalómanas que se hayan rodado en mucho tiempo. Está claro que Nolan ha tenido toda la libertad creativa y económica para rodar este 'blockbuster' veraniego y es de agradecer que la Warner le haya permitido explayarse de esa manera, dosificando la acción y dando prevalencia a los grandes temas de la historia: el auge de un héroe, su caída, el resurgir de las cenizas, la redención, la búsqueda del valor...

Con un elenco de varios kilates, destacan las actuaciones de Joseph Gordon-Levitt (Origen, 500 días juntos) y Anne Hathaway (sensual y sugerente, embutida en su traje de Cat Woman). Repiten -aparte de Christian Bale- Gary Oldman, Michael Cane y el bueno de Morgan Freeman, presentes en las tres películas. Se une además la ubicua Marion Cotillard, en un papel destacado, más importante de lo que pudiera parecer al comienzo del film.

Recomendable por sus espectaculares efectos especiales, pero no sólo: la profundidad de su guión y la complejidad de la historia satisfarán a los paladares más exquisitos. Nolan ha rodado su Novena Sinfonía, por el momento, claro.... Por cierto, y hablando de sinfonías, la banda sonora de Hans Zimmer, de matrícula de honor cum laude.

Obra maestra.

viernes, julio 06, 2012

The Amazing Spiderman

Reseteo de la franquicia, aunque no estoy muy seguro de que haya sido para bien... Soy un entusiasta fan del arácnido super-héroe desde la más tierna infancia. Siempre me fascinó el Hombre Araña, sus conflictos personales, los villanos a los que se enfrentaba, sus historias de amor con Gwen Stacy y Mary Jane Watson, su relación con la tía May y su sentimiento de culpa por no haber podido evitar el asesinato de su tío Ben.... Como buen fan, he leído los comics y he visto muchas de las series de dibujos, películas, etc. que se han producido inspiradas en el personaje. Sin embargo, y curiosamente, este nuevo acercamiento a Spiderman, a pesar de que parecía prometer ser más fiel al comic, hace echar de menos la célebre trilogía de Sam Raimi, con Tobey Maguire a la cabeza, y eso que ésta fue muy criticada por los fans por determinados aspectos no muy fieles a las historietas. Los ya iniciados sabrán que la chavalería fan-arácnida no celebró precisamente con champán determinadas licencias de los guionistas en aquellas tres películas, véase: sustitución de los lanzarredes que aparecían en el cómic por telaraña orgánica generada por el propìo cuerpo del personaje, el olvido de Gwen Stacy, vital en la vida de Peter Parker, reduciéndolo a una cuasi-parodia en la última entrega, etc. Esta nueva vuelta de tuerca del super-héroe nos muestra un intento de 'Spiderman Begins' -emulando, o inténtandolo, a Christopher Nolan y sus 'Batmans'-, pero me da la sensación de que se queda muy a la mitad del camino. Y es una pena porque los actores parecen muy bien escogidos, excepto en el caso de Sally Field: quizá sea la madre de América, pero dista mucho de ser la tía de América y mucho menos Tía May, que fue perfectamente encarnada por Rosemary Harris en la trilogía de Raimi.

Como digo, el casting no está mal del todo en casi su totalidad. El actor con pinta de adolescente Andrew Garfield me recuerda mucho al Peter Parker más pipiolo del cómic, el de los primeros números del personaje. El chico lo hace bien y le quiere dar a su actuación un aire dramático-desenfadado que se agradece, aunque quizá le ponga demasiada intensidad a la cosa. En ocasiones, recuerda a una especie de James Dean, con super-poderes. Emma Stone es, sin dudarlo, Gwen Stacy: bellísima y encantadora. El habitualmente cómico Rhys Ifans (popular por su papel en Notting Hill) nos muestra aquí su cara más oscura. Y el veteranísimo Martin Sheen como tío Ben, no queda nada mal: otro buen acierto en la elección de actores.

Pero, pero, pero.... El tono trágico-humorístico del cómic, que Sam Raimi sí supo plasmar notablemente en su trilogía, aquí sólo se queda en trágico. Cuando el personaje intenta hacer gracia con alguna de sus frases ingeniosas, se queda a medio gas. Vamos, que no hace gracia alguna. Y otra vez los guionistas se sacan de la manga cosas aquí y allá, lo que no gustará de nuevo a los fans del cómic. Si a eso le unimos que la película a veces resulta un pelín aburrida (pecado! tratándose de un blockbuster, de autor y todo lo que tú quieras: no lo digo yo, que lo ha insinuado su director.... Pero un blockbuster al fin y al cabo), pues apaga y vámonos. En fin: que prometía mucho, pero luego se queda en agua de borrajas. Una lástima. Le doy un aprobadillo raspado porque tiene algún que otro acierto (esas escenas que muestran las cabriolas del personaje desde el punto de vista de Spiderman son increibles); y por supuesto, por Emma Stone, de la que me he enamorado profundamente. Pero si no llega a ser por eso.... Esperaremos a ver qué hacen con la siguiente y os cuento.

Curiosidad: el director es Marc Webb, director de esa pequeña maravilla que es (500) días juntos. Eso sí que es cambiar de estilo.

domingo, julio 01, 2012

Versión de 'Avión en tierra', de Quique González

Un ensayito grabado, una versión de Quique González, 'Avión en tierra'. Espero que os guste!

domingo, junio 17, 2012

Metro Bistró - Hopper - Pablo Moro

Día gastro-cultural-musical: primero comida en el magnífico restaurante Metro Bistró, muy recomendable no sólo por los platos, que están espectaculares (croquetas, steak tartare, hamburguesa, perla negra -risotto con chipirones rellenos y una salsa riquísima-), sino por el servicio, atento y amable, con una explicación pormenorizada de cada uno de los platos, lo cual se agradece.

Luego para hacer tiempo antes de la exposición, unos refrescos en el Art Decó, cerca del Congreso de los Diputados, que merecerá una visita más adelante con el estómago más vacío y el tiempo suficiente. Ya en el Thyssen, recorrido boquiabiertos y ojipláticos por los cuadros de Edward Hopper, el pintor de la soledad. Obras maravillosas, con un estilo totalmente reconocible e icónico.

Por último, recital de Pablo Moro en el Buho Real. Buen letrista, buen intérprete: todo un lujo por muy poco dinero.

Quién puede pedir más? Yo mismo: mañana, concierto en el Bernabéu con Bruce Springsteen & the E Street Band!!

domingo, mayo 27, 2012

Firecracker - Versión de Ryan Adams

Aquí os dejo una versión que he grabado durante el fin de semana de un clásico de Ryan Adams: 'Firecracker', perteneciente a su magnífico disco 'Gold' de 2001. Espero que os guste!

sábado, mayo 05, 2012

Un nuevo proyecto

Después de un pertinente tiempo de reposamiento de ideas y sensaciones, me descubro escuchando nuevos sonidos. Resulta que poco a poco me estoy haciendo eléctrico! También he aprovechado para repasar mis dos discos anteriores, ahora que las orejas están más frescas. He sacado algunas conclusiones y, aunque pueda parecer sorprendente, resulta que me gusta mucho más 'Caminos' que 'Inventario...', siendo este último técnicamente mucho mejor. Sin embargo, mis primeras grabaciones suenan más frescas, más inspiradas, más libres. Hay algo ahí, en esos temas de mi primer trabajo, que invita a seguir escuchando. Y es esa atmósfera la que me gustaría conseguir en mi próximo proyecto: la creada en 'Pájaros del sur' o en 'Road Movies'

Con un nuevo proyecto en mente, ya he empezado a trabajar en algunas letras y melodías. Mi propósito es que este nuevo trabajo suene algo más eléctrico y aquí sin duda mi Epiphone Casino va a tener un papel protagonista. Esto puede que me lleve a nuevos sonidos, nuevas armonías, nuevas atmósferas, nuevos experimentos en estudio... Eso sí: sin abandonar del todo mis raíces acústicas. También he pensado, en mi osadía - imaginar y ensimismarse, de momento, es gratis-, en la distribución del disco, en cómo presentarlo, en quizá ofrecer la descarga gratuita de mp3 y sacar a la venta el trabajo en una pequeña tirada en soporte CD... Aquí he estado dándole vueltas a varias posibilidades. Veremos qué permanece y qué es lo que se queda en el tintero. Decisiones, decisiones...

Comienza algo nuevo. Y lo contaré aquí mismo. Permaneced atentos!

miércoles, mayo 02, 2012

La pesca de salmón en Yemen


Comedia amable, positiva, entretenida, con buenas intenciones. Todo comienza con el descabellado proyecto pergeñado por un rico emir -buen papel de Amr Waked- que pretende llevar nada menos que 10.000 salmones escoceses a una presa yemení para poder así practicar el deporte de la pesca con mosca, del cual es apasionado. Los acontecimientos se desencadenan de tal manera que se unirán los destinos de una asesora financiera -bellísima Emily Blunt- enredada y, por accidente, bloqueada vitalmente, con un militar británico desaparecido en combate en la guerra de Afganistán, y un científico experto en cuestiones ictiográficas y también apasionado de la pesca, atrapado en una vida de funcionario del gobierno británico, confortable, aunque previsible y sosa, interpretado por un correcto y moderado Ewan McGregor. Como secundaria, en un papel cómico al que no nos tiene muy acostumbrados desde la ya lejana Cuatro bodas y un funeral, aunque en este caso le va como anillo al dedo, una hilarante Kristin Scott Thomas.

La fe en levantar proyectos aparentemente imposibles de la nada, la complejidad de la vida y sus extraños caminos que nos llevan caprichosos por donde menos sospechábamos que podríamos transitar: temas principales de esta comedia romántica, muy británica (por lo educado de sus protagonistas), simpática, pero con el puntito justo de ironía y mala uva. Dirigida por Lasse Hallström, con guión de Simon Beaufoy sobre la novela de Paul Torday.

No perder de vista el despiadado tratamiento que se hace de los cargos políticos y sus tejemanejes para conseguir beneficio electoral de casi cualquier acontecimiento. Notable.

sábado, abril 28, 2012

Los Vengadores


Tremendamente divertida, un guión chispeante y en ocasiones irónico. No necesariamente para fans de la saga, aunque ayuda si has visto alguna de las pelis de los superhéroes. Las aseveraciones chistosas de Robert -Tony Stark, alias Ironman o Cabeza de Lata- Downey Jr., la seriedad del siempre interesante Mark -Hulk- Ruffalo, la sensualidad de Scarlett -Viuda Negra- Johansson, la pétrea y divinal expresión de Chris -Thor- Hemsworth, la habilidad asaeteadora de Jeremy -Ojo de Halcón- Renner, la maldad deificada (con perdón) de Tom -Loki- Hiddleston, el buen hacer de Samuel -Nick Furia - L. Jackson y el físico imponente de Chris -Capitán América- Evans. Cine palomitas para pasarlo en grande. Tiene que gustarte el género, claro.

Se nota la pasta en cada segundo de metraje. Atención al cameo del veteranísimo Harry Dean Stanton y al nuevo look que le dejan a la isla de Manhattan los guionistas y productores de la peli. Notable alto.

martes, marzo 27, 2012

Epiphone Casino

Una nueva compañera de viaje se suma a la banda: una Epiphone Casino 'sunburst' que suena como los ángeles. Los conciertos van a ser excitantes. Próximamente, fotos.

viernes, marzo 09, 2012

Drive


Apenas sabía nada de esta película. Me hablaron muy bien de ella e incluso me llegaron a comentar lo injusto que había sido el hecho de haberse convertido en una de las grandes olvidadas en la última entrega de los Oscar de Hollywood. Ahora que la he visto me uno a esa multitud que clama porque Drive no se haya llevado alguna estatuilla más, aparte de la ganada en el no muy vistoso apartado de los 'efectos sonoros'.

Drive es, fundamentalmente, un buen guión, una buena puesta en escena, una buena fotografía, unos buenos secundarios, una magnífica -y ochentera- banda sonora.... Pero es, sobre todo, Ryan Gosling. Un actor que por aquí no era muy conocido excepto por su papel protagonista en la popular 'El diario de Noa'. Creo que en Drive, Gosling seduce por su mirada triste, melancólica, ensoñadora. No es sencillo decir tanto con tan poco.

De esa ensoñación, también se impregna la atmósfera de la película, sobre todo al principio, de tal manera que prácticamente nos deja meciéndonos en el asiento trasero de ese 'Chevie' Impala que conduce nuestro driver particular por las calles de L.A. de manera magistral, manteniéndonos a salvo de la poli y demás defensores de la ley. Pero esa sensación va degenerando poco a poco en un drama violento -ojo a las personas de corazón sensible, puesto que las escenas violentas son especialmente escabrosas-: las peripecias de este moderno caballero andante del siglo XXI, de chaqueta retro y guantes de conducción, en defensa de su Dulcinea particular, se tornan amargas a cada fotograma. Pero el paseo, nunca mejor dicho, merecerá mucho la pena, os lo aseguro.

Secundarios de lujo: Albert Brooks, Cristina Hendricks, Carey Mulligan y Ron Perlman.... Y L.A., hermosa y sórdida.

Un clásico instantáneo.

sábado, febrero 25, 2012

Txetxu Altube en el Buho Real

Txetxu Altube, lider de la banda Los Madison, personalísima voz, a pesar de que ayer tenía un catarrazo de lo más inoportuno, y letras intimistas. Ofreció un concierto acústico, desnudo, desgranando los temas del último disco del grupo, de próxima publicación. La parroquia habitual del Buho Real disfrutó de lo lindo. Para muestra un botón de lo que se vio anoche: Compás de espera.

domingo, febrero 19, 2012

Star Wars: La amenaza fantasma 3D

Tarde de cine palomitero en 3D con este cuento para chaval@s de todas las edades. Rememorando lo jóvenes que éramos en 1998, cuando se estrenó por primera vez esta peli, con gran expectación, por cierto. Caballeros Jedi, sables laser, R2, C3PO, la República, Anakin Skywalker, Obi Wan Kenobi, la princesa Amidala y el odioso Jar Jar Binks.... Todo el universo de La Guerra de las Galaxias para que te lo pases teta. No es la más brillante, pero tiene momentos realmente emocionantes. Imprescindible si fuiste un niño en los 70-80s.

viernes, enero 27, 2012

My Blueberry Nights


Trenes nocturnos atraviesan la ciudad de punta a punta. Norah Jones y Jude Law comen tarta de arándanos con helado en ese bar de New York en el que, cuando tu novio te deja por otra, te guardan las llaves del apartamento en un tarro de cristal para que, cuando el camarero vea a tu ex, pueda devolvérselas y, de paso, mandarle a freír espárragos de tu parte. Mientras tú, después de recibir un beso a hurtadillas del camarero guarda-llaves y que se ha enamorado en secreto de ti, duermes acodada en la barra, aún con restos de tarta en tus labios. Coges el primer autobús a Memphis y buscas dos empleos, uno por la mañana y otro por la noche, para no pensar, para sentirte cansada y exhausta al llegar a tu apartamentucho alquilado y no acordarte de tu amor, que te ha dejado atascada, en stand by, en punto muerto, con el corazón roto y la mirada perdida.

En el bar donde sirves copas a altas horas de la madrugada conoces a un tipo que es poli de día y borracho de noche -David Strathairn- y que colecciona fichas blancas, una por cada vez que ha faltado a su promesa de no beber en las reuniones de alcohólicos anónimos a las que acude, un poco por costumbre, un poco porque se sabe un perdedor. Le das de comer por el día y de beber por la noche. Conoces a su mujer, de la que se acaba de separar, la muy sexy Rachel Weitz, y comprendes el abatimiento del poli, comprendes que perder a una mujer así debe ser un trago duro de pasar. Mientras, escribes postales a tu camarero de NY, el de la tarta de arándanos con helado y los besos furtivos a medianoche. Le cuentas tu vida, tus reflexiones, le hablas de la gente que has conocido. Él te busca, te echa de menos, lee tus postales, sacude la cabeza con una sonrisa cómplice, llama a todos los bares de Memphis para localizarte, pero no lo consigue. Él también tiene su historia triste de amor, también se despedirán de él para siempre, fumando un par de pitillos liados, mientras medita la posibilidad de tirar o no todas esas llaves que guarda, manteniendo a duras penas la esperanza de volver a encontrarse con la cerradura de aquellas puertas a las que un día pertenecieron.

Acabas en un casino, sirviendo copas a jugadores de poker con horribles camisas hawaianas y peinados imposibles. Hay una tahur, la todo-terreno Natalie Portman, una jugadora semi-profesional que lo sabe todo sobre cómo calar a la gente y no confiar en nadie, con muchas ganas de dar lecciones sobre lo que sabe (o cree saber). Te hace un trato. Sabe que ahorras para comprarte un coche; sabe que tienes más de 2.000 pavos; sabe que ella está sin blanca y que la partida de su vida está ahí, esperándola. Te ofrece jugar con tu dinero: si pierde, te quedas con su coche; si gana, te devolverá el dinero con un porcentaje. Pero esta noche tampoco brillarán las estrellas para ella y te encuentras con que eres la nueva flamante dueña de un Jaguar deportivo. Aunque su ex-propietaria te pide un último favor: que la lleves a Las Vegas. El cadaver de su padre será lo primero que veas cuando llegues allí.

Finalmente, se descubre el ardid de la pequeña tahur que no confía en nadie: resulta que sí ganó su partida, resulta que al final sí podras comprarte un coche y regresar a NY. Tu camarero te espera en la puerta de su bar. Ha pasado un año. Te ofrece un chuletón con guarnición de patatas fritas, al que no puedes negarte. Y de postre... Sí: tu tarta de arándanos con helado, esa de la que ningún cliente pide una ración y que tu camarero prepara con devoción, noche tras noche, por si te da por pasarte por el bar y hacerle una visita. Te quedas de nuevo dormida en su barra y él te besa, pero esta vez, eres tú la que le devuelves el beso.

Wong Kar Wai: no sé cómo agradecerte que un buen día se te ocurriera esta maravilla, te hicieras con ese prodigioso casting y te pusieras a dirigirlo todo, así, sin más. Ah! Y menuda banda sonora: de auténtico lujo:

sábado, enero 21, 2012

Los descendientes

George Clooney demuestra, una película tras otra, que detrás de su envidiable físico esconde también una personalidad inteligente y atractiva o, por lo menos, eso se deduce de los proyectos en los que se involucra. Es conocida su faceta de -estupendo- comediante en las películas de los hermanos Coen: Crueldad intolerable O'brother, o en la franquicia Ocean'sUn romance peligroso, de Steven Soderberg. Pero lejos de encasillarse en un solo género, Clooney también ha dejado para la posteridad papeles dramáticos realmente memorables como, por ejemplo, su interpretación en la alabada Michael Clayton o en la compleja aunque hipnótica Syriana. En su último proyecto, Los descendientes, ha tenido ocasión de realizar una buena mezcla de ambas facetas. Y es que estamos ante una auténtica dramedia, género en el que el director Alexander Payne se maneja como pez en el agua. Payne, que ya demostró su buen toque en Election, A propósito de Schmidt y sobre todo en Entre copas, parece haber encontrado buen acomodo en las historias con personajes de carne y hueso, gente normal, bastante o muy derrotados por la vida, pero que no cejan en su empeño por seguir desentrañando ese misterio insondable que es la existencia humana. En Los descendientes incide de nuevo en ello, y con bastante éxito, me atrevo a afirmar. El guión es del propio Alexander Payne con la ayuda de Nat FaxonJim Rash, y está basado en una novela de Kaui Hart Hemmings. La historia parte de una situación trágica, lo que hace que la película roce, en ocasiones peligrosamente, el dramón lacrimógeno, pero por fortuna los diálogos con chispa y la cuasi-cómica relación del protagonista con sus hijas -excelente el trabajo de la joven actriz Shailene Woodley quien da una magnífica réplica a Clooney en todas las escenas que comparten- y el noviete acoplado inconsciente, aunque con trastienda -hilarante Nick Krause-, salvan el producto final, dejando un muy buen sabor de boca.

Entre los secundarios destacadas actuaciones del veterano Robert Forster (Jackie Brown) en el papel del suegro toca-pelotas, Judy Greer, y la sorpresa de encontrar a Beau Bridges (hermano de Jeff, y ex-Fabuloso Baker Boy) en un pequeño papel. Mención aparte merecen la banda sonora, basada en el folclore hawaiano, con temas de Keola Beamer, entre otros intérpretes, y el gran protagonista mudo de la película: Hawai, en todo su esplendor, aunque sin tópicos, lo cual se agradece.

Casi perfecta, deja un estupendo sabor de boca, huele a Oscars por los cuatro costados (se lo pondrá muy complicado a The Artist, seguro), mostrándonos a través de una ventanita la vida de una familia viviendo en un contexto dramático, con el toque humano-realista que tanto caracteriza al cine de Alexander Payne. Y es que, en definitiva, ¿qué es la vida si no compartir un sillón y helados de sabores variados con tu familia, mientras ponen en la tele un documental sobre la Antártida? No os la perdáis.